Yo, yo misma y mi boda

Que organizar eventos es una de mis pasiones es algo que la gente que me conoce ya sabe, no hay más que mirar en los ‘fregaos’ que me meto cada dos por tres, no lo puedo evitar. Así que claro, cuando llegó el momento de organizar algo para mi pensé: ¡genial!, puedo hacer lo que quiera, cómo quiera y cuando quiera. ¡Voalá! Pero no, de repente mi querido amigo Murphy (si, ese que aparece siempre para darle la vuelta a todo cuando menos lo necesitas) se me acerca y me dice: “no tienes ni idea de lo que quieres hacer, ni cómo hacerlo, ni cuándo, ni dónde,…”. ¡Cállate!

Muchas mujeres, cuando somos jovencitas, soñamos con el día de nuestra boda en diferentes ocasiones, sobre todo cuando comienzan eso primeros amores de adolescentes, pero nada, dura poco. A medida que pasan los años te vas dando cuenta de que cada vez esa idea se vuelve más remota y más lejana, hasta el punto que la borras de tu lista de “cosas que hacer en los próximos 10 años” o la pasas a una de las últimas posiciones. Al menos, eso fue lo que me pasó a mi. Y aquí me ven, comprometida y a las puertas de lo que sin duda será uno de los días más felices de mi vida.

Retomando el tema de la organización de tan señalado día, he de reconocer que en un primer momento lo vi todo clarito en mi cabeza, pero lo que una se imagina es tannnn difícil de hacer realidad y, sobre todo, tannnn caro jaja. Así que empezamos paso por paso. Ventajas de tener una agencia creativa: muchas de las dinámicas que utilizamos con clientes en nuestro día a día se hacen indispensables a la hora de organizar una boda. Tal es el caso del ‘brainstorming’. Escupir en un papel todo lo que se te pasa por la cabeza suele ser una de las técnicas más eficaces como primer paso, servirá para luego descartar e ir quedándonos con lo realmente viable y realista. Créeme, en un primer momento se te pueden pasar por la cabeza millones de cosas que al leerlas a las dos semanas pensarás seriamente en poner remedio a tu salud mental.

Y como me apetece compartir este momento con ustedes aquí en mi #cortadolargo, me he tomado la libertad, cual ‘wedding planner’, de escribirles algunas cositas sobre cómo comenzar a preparar todo, los primeros pasitos y algunas cosas a tener en cuenta (siempre desde mi experiencia) por si te está rondando la idea por la cabeza. Además, es una forma de desahogar todo el estrés que llevo acumulado, ya saben, escribir me alivia.

invitacion

Lo primero y más importante que tienes que tener en cuenta es que es su día y, por tanto, tienen que hacerlo a su manera, como ustedes quieran. Se aceptan opiniones, consejos e ideas, pero la decisión final es solo tuya.

Evidentemente, una de las primeras decisiones que hay que tomar es sobre la fecha. Hay que tener en cuenta muchas cosas: acontecimientos familiares, posibles viajes de gente cercana que estén, el trabajo, etc. Yo no tuve en cuenta nada de eso, elegimos nuestro día y punto. Tanto así, que hace un par de semanas, cuando salió el calendario de la Liga de Fútbol Profesional resulta que no se les ocurrió otra cosa mejor que poner el Real Madrid – Barcelona el mismo día. Lo que hay, los planes siguen adelante. Nos plantearon la posibilidad de poner una pantalla para el partido pero, ¡ni muerta!

Si hay algo en lo que se puede plasmar la personalidad de ambos es en la invitación de boda. Debe ser un elemento original, especial, a ser posible realizado por ustedes. Muy importante, si puedes (y créeme, con organización y tiempo de antelación se puede) entrega cada invitación en mano del invitado. Desde mi experiencia he notado como se valora ese gesto, pues me parece muy frío el enviarla por correo viviendo en la misma ciudad. Ya sabes, cúrratelo y entrega en mano.

Para elegir el lugar de la celebración no dimos muchas vueltas la verdad. Si tuvimos en cuenta que fuera un sitio céntrico, accesible, con aparcamiento y con encanto. Tanto así, que no le hace falta mucho para crear un entorno mágico y especial, eso hay que tenerlo en cuenta también para el bolsillo, ni se imaginan lo caras que pueden salir las flores. Total, para un rato. Tuvimos la suerte de que en el mismo sitio de la celebración contaban con servicio de catering, así que en ese sentido nos ha salido todo rodado, más cómodo, menos trámites y más barato, pues no te cobran extra por el alquiler del local. El miércoles vamos a la degustación del menú, ya les contaré.

A lo largo de mi vida he ido a muchas bodas y siempre he pensado que los detalles que regalan a las invitadas son un gastadero de dinero innecesario, y no lo digo porque no deba realizarse, sino que ya que se hace el detalle por lo menos que sirva para algo. Abanicos que no usarás jamás, figuritas que terminan en un cajón de tu casa, cajas de pastillas que no usarás hasta que no seas viejita y otras muchas opciones más. Si vas a realizar un detalle que sea útil, original y que mantenga el recuerdo de ese día por mucho tiempo. Requiere mucho tiempo de pensar así que debe ser de las primeras cosas que te recomiendo taches de la lista lo antes posible.

Faltarían muchas cosas más, pero con esto creo que tienes bastante trabajito para empezar a trabajar en ello. Como el día aún no ha llegado no quiero revelar cosillas que tenemos preparadas, vaya a ser que se cuele algún invitado por aquí y las descubra. Habrá una entrada post-boda con fotos y algunas ideas más que pueden inspirarte si estás pensando en coger el toro por los cuernos, hincar la rodilla en el suelo y soltar la ansiada pregunta. Aunque eso solo pasa en las películas, te aseguro que en la vida real no es tan espectacular como nos hacen creer, pero eso no quita que sea un momento único y cuya preparación se haga con la máxima de las ilusiones, nervios, agobios, estrés, histerias, pero sobre todo, mucho amor jajaja.

PD: Si, ya sé que no he hablado de algo tan importante como el vestido de novia, pero ahí se quedan con las ganas. Eso sí, por si les sirve de algo, yo me centré en sentirme cómoda (movilidad) y en que cuando me miré al espejo casi se me saltan las lágrimas, como las de los programas americanos de Divinity que ponen los sábados por la tarde jaja.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *