Entradas

Facebook, ya no me molas

Hace tiempo que vengo pensando en escribir sobre mi relación con facebook y aprovecho una noticia que he leído esta mañana en el diario digital Puromarketing para hacerlo.

Lo cierto es que de hace un tiempo para acá me he dado cuenta de que la mayoría de las cosas que me salen en el timeline son publicaciones de carácter poco serio, bromas, vídeos simpáticos, animalitos, etc. Tengo cuenta en facebook desde el 26 de octubre de 2007, prácticamente unos meses después de que el señor Zuckerberg lanzara su “maravillosa” plataforma. Recuerdo que en esa época trabajaba en Canarias7, concrétamente para la edición digital bajo el mando de Esther Pérez Verdú, alias “jefa”. Fue ella quien en un principio nos habló sobre la red social y nos animó a mi y a los compañeros a crearnos una cuenta.

Imagen

En los primeros momentos recuerdo que me parecía fascinante, sobre todo por el hecho de poder recuperar el contacto con personas que no veía o con las que no hablaba hacía muchísimo tiempo, estudié y viví en Sevilla durante 6 años y poder recuperar mi relación con compañeros y amigos hacía que viera facebook como “la herramienta del siglo”. Más tarde empecé a darle un uso más profesional, agregabas a gente del sector con las que coincidías en diferentes eventos para intentar mantener una “relación profesional” o simplemente estar al día en todo lo relacionado con la profesión.

Es cierto que durante unos años, al principio sobre todo, facebook se convirtió para mí en una herramienta indispensable para el trabajo, poder compartir contenidos, conocimientos, estar al día de convocatorias, etc. todo era posible en un mismo sitio. Sin embargo, de hace un tiempo para acá, me he dado cuenta de que la mayoría de las cosas que me salen en el timeline son publicaciones de carácter poco serio, bromas, vídeos simpáticos, animalitos, memes, etc. Hay tanto, que ya cansa.

En mi caso, facebook se ha transformado en una mera herramienta de entretenimiento con la que pasar el rato cuando estoy aburrida, son contadas las ocasiones en las que lo uso con un fin más profesional. Si, está bien porque te enteras de cosas, sobre todo de eventos, charlas y esas cosillas que te permiten asistir para mantener contacto en el mundo offline. Quizás sea ahí donde esté la clave, ¿echaré de menos ese café, ese hablar de tú a tú, esa terracita en verano? Es posible.

No obstante, tranquilos, que seguirán viéndome por la red, jejeje… Al fin y al cabo es difícil desconectarse del todo, cuando al final todo se mueve ahí. Esto es sólo una pequeña reflexión del día.