Entradas

Anécdotas de hospital (parte I)

Desde hace unos días me está tocando pasar ciertas horas a la semana en el hospital con mi abuelito lindo y, a pesar de todo lo malo que tienen estas situaciones, me chifla la cantidad de historias y anécdotas que una escucha, vive y aprende durante las largas tardes.

Precisamente en este momento estoy aprovechando para escribir mi primera entrada a través de la app de wordpress en iPhone mientras escucho las historias de una señora que ha venido a visitar a su marido, compañero de habitación de mi abuelo. Pues bien, la señora realmente está separada de él desde hace más de 10 años, pero su principio de Alzheimer no le permite recordar ese aspecto de su vida y desde hace un tiempo, por motivos que desconozco (una no puede tampoco enterarse de todo) han vuelto a vivir juntos.

Ella viene a verlo, le da besos, caricias, le dice: “recupérate pronto cariño”. Él la mira, sonríe, sigue enamorado de ella como el primer día, y hoy le ha mandado flores por San Valentín.

¿Se puede ser más lindos?