#Running ¿por salud o #postureo?

Hace un año aproximadamente, a raíz de realizar el entrenamiento para desarrollar una mentalidad emprendedora con José J. Cerpa, ya les hablé de ello hace un par de post, descubrí que mi “punto de palanca”, ese que hay que tocar para que todos los demás aspectos de tu vida funcionen mejor, era mi salud física, mi apariencia. El no verme como realmente a mi me gustaría hacía que perdiera seguridad en mí misma a la hora de afrontar diferentes situaciones de la vida diaria, tanto laborales como personales. Así que decidí plantar cara y comenzar a hacer un poco de ejercicio y cuidarme.

la foto 3

Tras varios meses de entrenamiento con mi primo, es entrenador personal y tiene una sala aquí en Las Palmas (no quiero hacer publicidad -¡pinchen en el enlace leñe!), conseguí llegar a mi objetivo. Recuerdo que ya por esas fechas se empezaba a poner de moda esto del #running, cosa que agradecía, pues está bien verte acompañada mientras corres por la interminable Avenida Marítima. Tras prepararme un par de pruebas, los 10km de la Maratón de Gran Canaria y la Promo de la Transgrancanaria 2014, dejé el ejercicio un poco de lado, 4 meses y medio para ser exactos.

¿Y por qué les cuento todo esto?

Hace dos semanas he vuelto a retomar el tema, he vuelto a cuidar mi dieta, hacer 5 comidas al día, que si hidratos durante la primera mitad del día y más proteínas en la segunda mitad; también me mola eso de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, funciona,… Y además, he vuelto a mis carreritas por mi interminable Avenida Marítima.

Cuando vas corriendo sueles ir pensando en millones de cosas, te vienen como “flashes” de diferentes cosas que te han pasado durante el día, pero de repente desconectas y es cuando empiezas a observar a la gente que viene corriendo en dirección contraria. Suelo ir siempre a la misma hora, sobre las 20.00h (ahí lo dejo por si alguien se anima y me busca para saludarme o para correr conmigo jaja), y suelo coincidir muchas veces con las mismas personas. A penas dos semanas han sido suficientes para llegar a esta cuestión que planteo.

Me asombra la cantidad de pantalones y camisetas diferentes (y de marca) que pueden llegar a tener más de un@. La ropa, monísima; ellas, sobre todo, monísimas; el ritmo de ejercicio, pésimo. No se puede ir a caminar o trotar por la avenida a ese ritmo señores, luciendo palmito, hablando, con un auricular puesto, ni una gota de sudor recorriendo el cuerpo,… Y sí, reconozco que hay gente a la que le cuesta más romper a sudar, pero algo no me cuadra. Yo tengo dos pantalones que lavo día sí y día no y camisetas de propaganda y heredadas de mi anterior hobby (el pádel) jajajajaja. Y aquí es donde pregunto, ¿se ha convertido el #running en una moda que sirve de perfecta excusa para posturear?

la foto 1la foto 2

Hago un llamamiento: ¡¡más ejercicio, más ritmo chicas!! que se vea esa cara de sufrimiento en cada zancada, esos mofletes rojos, esas suelas gastadas y esas camisetas sudadas. Cuando lleguen a casa, lo agradecerán. 😉

2 comentarios
  1. Virginia Valladares izquierdo
    Virginia Valladares izquierdo Dice:

    Hola Desiree, decirte que me ha encantado tu reflexión, que te he leido gracias a Alexis que te mencionó en Facebook. Bueno ya tienes una nueva lectora.
    Recibe un saludo y sigue con tu deporte.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a cortadolargo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *