He decidio cambiar de estilo de vida y básicamente mirar por mi salud física y mental. Aquí todo sobre mi experiencia con los cambios.

La importancia de los pequeños retos

Desde que nacemos y comenzamos a ser personitas independientes nos enseñan a ver la vida en forma de objetivos. Siempre hay que “trabajar” por algo que hay que conseguir: aprender a decir papá y mamá, hacer las tortitas, aprender a gatear, después a caminar, a comer solo, y así sucesivamente. En principio esto no son sino meros objetivos vitales y de supervivencia, pero sientan las bases para los objetivos que se nos marcan a posteriori, principalmente nuestros padres o tutores: tienes que estudiar, tienes que hacer una carrera para labrarte un futuro,… Incluso antiguamente dentro de este listado se encontraba el buscar novio, casarte y tener hijos, además de comprarte una casa y un coche. Gracias a Dios, o por desgracia, tengo la duda, estos estándares han cambiado.

Realmente ni tanto ni tan calvo. Lo que la tradición marcaba era demasiado, los tiempos cambian y ya eso de buscar novio, casarse, tener hijos y comprarse una casa y un coche no se estila, por lo menos todo junto no, jajjaa, y menos lo de comprarse una casa. ¿Qué me dices? ¿Comprar una casa? ¿Para terminar de pagarla con 80 años y estar amarrada a una vivienda toda mi vida? Ni loca. Yo en ese sentido soy más de mentalidad europea, tiro por el alquiler, aunque la verdad que la cosa cada vez se complica más, los caseros se vuelven más exigentes a la hora de buscar inquilinos, incluso hasta los piden sin niños (caso verídico)… Dónde vamos a llegar. Perdón, me estoy desviando del tema.

Ahora el reto más importante que tenemos, que tienen sobre todo los jóvenes es estudiar algo o prepararse para alguna profesión y encontrar trabajo. Nisiquiera creo que ya las carreras universitarias se valoren tanto como antes, una pena, pues nuestro trabajito nos ha costado y cuesta a los universitarios, pero los tiempos cambian. Los nuevos tiempos marcan como objetivos principales vivir la vida, viajar, tener amigos, tener amor y salud y ser feliz, incluso el trabajo ya no es como el de antes, si puedes trabajar en lo que te gusta, en lo que te apasiona, encontrarás la felicidad plena.

Pero digamos que estos son los “grandes” objetivos de la vida. Por otro lado, tenemos los pequeños retos que nos marcamos en nuestro día a día, esos que nos ayudan a seguir por dentro del camino y no desviarnos, los que nos motivan de alguna u otra forma y lograr los “grandes” objetivos. En mi caso estos pequeños retos suelen estar relacionados con mi estado físico y mental, pues uno lleva al otro. En las épocas que dejo de hacer deporte noto automáticamente como mi estado de ánimo se debilita, aparece la desgana, la dejadez y, como consecuencia de todo, las inseguridades. Todo esto suele afectar después al resto de cosas de mi vida. Es por esto que no puedo dejar de practicar deporte, lo necesito como el comer, así que esta semana he comenzado un nuevo reto en beneficio de mi salud física, el reto Mamifit. Para quien no conozca que es Mamifit se trata de una empresa especializada en el campo profesional de fitness pre y posparto. Esta sería la definición formal. Pero en realidad, Mamifit son un conjunto de profesionales que se ocupan y preocupan por tu bienestar durante el embarazo y en la etapa de recuperación de post parto, son psicólogas, compañeras, amigas y han conseguido formar un equipo de mujeres a las que dar la oportunidad de cuidarse y mimarse, que quizás en otras circunstancias no hubiera sido así.

Pues bien, les cuento, el reto Mamifit dura 4 semanas: fuera gluten (y trigo), fuera lácteos de leche de vaca y fuera azúcares refinados y productos industrializados. Todo esto junto con entrenamiento diario. Ya les iré contando, pero en estos primeros cuatro días he de decirles que la falta de azúcar en mi cuerpo me hace estar más irascible y borde, cosas del mono jaja, así que si doy alguna mala contestación no me lo tengan en cuenta por favor, ando en proceso de desintoxicación.

Y bueno, otro nuevo reto, pues aquí estoy de nuevo, RElanzando mi #cortadolargo, con ganas y ahora que mi pequeño Néstor me deja algún rato libre para poder escribir, que lo necesitaba no saben cuanto, espero poder darle la continuidad deseada. Hay algunas novedades, así que echen un vistacillo y ya me dan su feedback, lo agradezco de corazón.

#byebyebabys

 

#Running ¿por salud o #postureo?

Hace un año aproximadamente, a raíz de realizar el entrenamiento para desarrollar una mentalidad emprendedora con José J. Cerpa, ya les hablé de ello hace un par de post, descubrí que mi “punto de palanca”, ese que hay que tocar para que todos los demás aspectos de tu vida funcionen mejor, era mi salud física, mi apariencia. El no verme como realmente a mi me gustaría hacía que perdiera seguridad en mí misma a la hora de afrontar diferentes situaciones de la vida diaria, tanto laborales como personales. Así que decidí plantar cara y comenzar a hacer un poco de ejercicio y cuidarme.

la foto 3

Tras varios meses de entrenamiento con mi primo, es entrenador personal y tiene una sala aquí en Las Palmas (no quiero hacer publicidad -¡pinchen en el enlace leñe!), conseguí llegar a mi objetivo. Recuerdo que ya por esas fechas se empezaba a poner de moda esto del #running, cosa que agradecía, pues está bien verte acompañada mientras corres por la interminable Avenida Marítima. Tras prepararme un par de pruebas, los 10km de la Maratón de Gran Canaria y la Promo de la Transgrancanaria 2014, dejé el ejercicio un poco de lado, 4 meses y medio para ser exactos.

¿Y por qué les cuento todo esto?

Hace dos semanas he vuelto a retomar el tema, he vuelto a cuidar mi dieta, hacer 5 comidas al día, que si hidratos durante la primera mitad del día y más proteínas en la segunda mitad; también me mola eso de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, funciona,… Y además, he vuelto a mis carreritas por mi interminable Avenida Marítima.

Cuando vas corriendo sueles ir pensando en millones de cosas, te vienen como “flashes” de diferentes cosas que te han pasado durante el día, pero de repente desconectas y es cuando empiezas a observar a la gente que viene corriendo en dirección contraria. Suelo ir siempre a la misma hora, sobre las 20.00h (ahí lo dejo por si alguien se anima y me busca para saludarme o para correr conmigo jaja), y suelo coincidir muchas veces con las mismas personas. A penas dos semanas han sido suficientes para llegar a esta cuestión que planteo.

Me asombra la cantidad de pantalones y camisetas diferentes (y de marca) que pueden llegar a tener más de un@. La ropa, monísima; ellas, sobre todo, monísimas; el ritmo de ejercicio, pésimo. No se puede ir a caminar o trotar por la avenida a ese ritmo señores, luciendo palmito, hablando, con un auricular puesto, ni una gota de sudor recorriendo el cuerpo,… Y sí, reconozco que hay gente a la que le cuesta más romper a sudar, pero algo no me cuadra. Yo tengo dos pantalones que lavo día sí y día no y camisetas de propaganda y heredadas de mi anterior hobby (el pádel) jajajajaja. Y aquí es donde pregunto, ¿se ha convertido el #running en una moda que sirve de perfecta excusa para posturear?

la foto 1la foto 2

Hago un llamamiento: ¡¡más ejercicio, más ritmo chicas!! que se vea esa cara de sufrimiento en cada zancada, esos mofletes rojos, esas suelas gastadas y esas camisetas sudadas. Cuando lleguen a casa, lo agradecerán. 😉

Mi primer dorsal

“Porque ningún camino fácil te llevará a un sitio que merezca la pena”

e7a4644295570f0232a2f1e3288bbe85Alguien me dijo una vez que quien algo quiere, algo le cuesta. Y bien que cuesta. Como muchos sabrán, tras ver estos días mi perfil de facebook, el pasado domingo corrí la prueba de 10 kilómetros en  la Disa Gran Canaria Maratón 2014. La verdad es que afrontaba esta prueba con bastante ilusión, pues además de la San Silvestre en fin de año, nunca había corrido ninguna prueba oficial, nunca había tenido un dorsal propio, personalizado, con mi nombre, jeje.

la foto 2

Participar en esta prueba suponía para mi confirmar los resultados de los últimos meses, desde que comencé a entrenar con una de las personas referentes en mi vida, modelo de superación personal y tenacidad por conseguir lo que desea: Ruymán de Armas. Inyección de motivación, energía, positivismo, autoestima y ganas por alcanzar metas que, hasta hace un año, pensaba muy difíciles de conseguir.

Para mi sorpresa, conseguí alcanzar la meta en menos tiempo del esperado, pues por una lesión los últimos días no habían sido muy propicios para entrenar, aún así, me sentí súper cómoda durante toda la carrera y súper orgullosa de mi misma y mi capacidad de superación. ¿Orgullosa de mi misma? ¿He dicho eso? Aunque no lo crean, mientras escribo estas líneas no  puedo evitar sentir un ligero cosquilleo por todo el cuerpo y emocionarme un pizquito, pues es toda una meta conseguir hablar así de mi misma.

la foto 4

Siempre resulta difícil hablar de uno mismo, ¿verdad? Necesitamos escuchar que los demás nos digan lo bien que hacemos algo, que nos feliciten por algo conseguido, pero no solemos pararnos a mirarnos delante de un espejo y decirnos: “Eres grande”. Pues bien, ya es hora ¿no creen?

Quiero felicitar a todas esas personas que día a día se ponen nuevos retos y metas y luchan para alcanzarlo, ya puedo decir que sé lo que es eso.

la foto 1la foto 3Agradecer a mi gente por su apoyo, a Meiga, mi compañera de fatigas, ahora a por la Trans.

Y a ti compañero, con quien veía pasar a los maratonianos cansados y derrotados por la zona del Lloret y decías: “esto asusta, es una droga como otra cualquiera”…

la foto 2-1

…ya te digo yo que si… 😉 (para muestra un botón jaja)