A ti no te quiero

No te quiero a ti, que sólo traes malos recuerdos a mi mente. A ti que me pisas a la mínima oportunidad, que usas la suela de tus zapatos para plancharme la cara y dejarme cual Picasso. Que me hierves la sangre y me la vuelves a congelar. ¿No sabes que eso es malo? Los cambios bruscos de temperatura no le van bien a nada ni nadie. No te quiero a ti que me humillas, me arrastras y dejas mis pedazos tirados en el suelo.

A ti, que no estás cuando debes estar, que no te oigo cuando deberías estar cantando, que no te siento cuando deberías estar saltando, que no te veo cuando deberías estar, simplemente estar. A ti no te quiero. No quiero a quien tiene mirada triste, ¿por qué? A ti que huyes, que te escondes, que te escabulles. No te quiero a ti que eliges el camino de la excusas, de las debilidades, el camino fácil.

No te quiero ti, que no luchas por mi, que me abandonas y no me cuidas. A ti que lloras y lloras cuando no ves el lado positivo de la vida. No te quiero a ti que me vuelves loca. A ti, que va, a ti no te quiero. No te quiero a ti, que no juegas conmigo, que no sales, que te encierras en tus porquerías y no eres capaz de abrir los ojos y mirar a tu alrededor. Que va, así no te quiero.

A ti no te quiero, porque cuando eres así, es imposible quererte y me haces desaparecer.

En silencio y de puntillas

En silencio y casi de puntillas. Así te fuiste.

Hace unos días emprendiste un nuevo y largo paseo, de esos que tanto te gustaba dar, pero el sendero ahora es diferente. Las baldosas de Triana ya no sentirán tus pasos, ni el kiosco de San Telmo te verá pasar por su lado de regreso a casa, con las manos cogidas atrás, en tu espalda, donde solías ponerlas a caminar; con tu semblante serio, tu camisa y pantalón perfectamente planchados, zapatos brillantes y paso pausado.

Quién ocupará el sofá de la sala de estar con la mano en la cara y los ojos cerrados para descansar un rato. Quién insistirá en pagar la cuenta; quién nos echará esas miradas que hablaban solas, con las que sabíamos si te parecía bien una cosa o no, si podíamos coger una cosa o no, o si estábamos haciendo algo bien o mal. Tu hija Mari se aprendió muy bien esa lección, que lo sepas, y la aplica a la perfección, jeje.

Recuerdo nuestros paseos matutinos del camino al colegio. A veces, parábamos en el estanco que estaba en la calle Canalejas, justo pasando la guardería de El Patito Feo. Allí me comprabas un paquete de papas Munchitos o de palitos, según el día. Quiero darte las gracias, quizás debí hacerlo antes, pero son las típicas cosas que nunca se dicen, no sé si por vergüenza o qué, pero es una pena que no nos atrevamos a decir lo que sentimos sino cuando llega este momento. Gracias por cuidarme como una hija más. Sé que siempre me miraste con ojos de orgullo: tu nieta primogénita. Y ahora me queda una tristeza enorme, pues tu silla quedará vacía el próximo 25 de octubre. Qué orgulloso te hubieras sentido, aunque sé que lo estarás de todas maneras. Ya estabas pensando en hacerme un hueco encima del piano para poner mi foto. ¡Qué grande!

Con_lelo

Se nos fue el patriarca, el único que ponía un poco de cordura en nuestras locas reuniones familiares, jeje. Si, tengo una familia loca, pero también tengo la mejor familia del mundo, la más unida. Y ahora, se queda huérfana. Después de 8 años, ahora te vas, con ella, al fin con ella. ¿Estarás contento eh? Me juego todo a que sí.

Y ahora solo me queda tu imagen grabada en mi mente, tu risa en cada foto, tu “no, ya”… Quienes te teníamos cerca sabemos a qué me refiero.

Gracias Lelo, te quiero.

Un traje típico “más sabrosón”

Después de un día de bastante estrés, cerrando cositas antes de irme 5 breves días de vacaciones, me he parado ahora en el sofá para hacer un repaso de las cosillas que habían acontecido hoy por la redes sociales. Además de todos lo temas comentados en los últimos días y semanas, entre los que se encuentran los tristes acontecimientos que se están viviendo en la franja de Gaza, por lo que leo ya son 6 los colegios que han destruido entre tanta violencia; un buque de la Armada Española en el que se han encontrado más de 120 kilos de cocaína; y la cantidad de perritos abandonados que dejan en el Albergue de Bañaderos por estas fechas (de este tema hablaré en otra ocasión largo y tendido),… me he encontrado con un vídeo de Telecinco en el que se reían hoy de una chica canaria vestida de típica (bueno, más o menos, le faltaban varios detalles) y en el que he escuchado comentarios de lo más hirientes y absurdos.

Captura de pantalla 2014-08-07 a la(s) 00.30.46

Para empezar, la chica no es que tuviera las luces muy bien puestas tampoco, pero por lo menos ha defendido su postura y su traje típico canario. Me he quedado flipada cuando de repente escucho a Nagore Robles decir: “¿Pero de verdad este es el traje típico canario? Con el calor que hace allí y con esta falda tan gorda. La verdad que cuando han dicho canaria, yo pensaba que iba a bajar con un traje más así… más… sabrosón”.

¿Qué esperabas Nagore hija? ¿Qué bajara con un taparrabos, dos cocos y un gorro lleno de frutas gritando “¡azúcar!”? Ya saben señores políticos, a ver si cambiamos el traje que al parecer este da mucho calor… En fin, con todo lo que nos ha costado conseguir que se respete la vestimenta típica en romerías y demás fiestas canarias y nos vienen ahora con estos comentarios fuera de lugar.

El resto de compañeras no es que hayan sido muy amables con la chica esta, Laura creo que se llama, ya que todas sus contrincantes han aprovechado la coyuntura para criticarla y ponerla a caer de un burro. Sigo viendo el vídeo y escucho lindeces de la talla de: “¿Qué ese es el traje típico? Será el traje típico en su casa porque es imposible que sea el de verdad”. Pero vamos a ver, ¿tú que sabrás? ¿en qué se basan para realizar ese tipo de comentarios? Y lo dice una chica que va vestida de roquera, con cara pintada chunga y tupé porque le pidieron que fuera vestida como si fuera a un festival. ¿Y tú te vistes así normalmente para ir a un festival? Acuéstate un ratito anda.

Más vale sola que mal acompañada

Pero aquí no queda la cosa, en el otro bando (ya supondrán que el programa del que hablo es MYHYV) hay otra chica, canaria también parece ser, que sale en defensa de Laura diciendo que es cierto que se trata del traje típico “aunque le falta la sábana o la manta en la cabeza y el gorro a un lado”. ¿Sábana o manta? En mi pueblo nos ponemos un pañuelo en la cabeza. No sé que ha sido peor, si el remedio o la enfermedad, jajajajaja. Mejor se hubiera callado, que Laura solita, a pesar de los bombardeos, lo estaba defendiendo con la cabeza bien alta.

Para rematar, Emma García, la presentadora, suelta esta exquisitez: “Mira si es mona, que aún vestida así, sigue siendo mona”. ¿Aún vestida así? Me gustaría ver el traje típico de los pueblos de las que tanto han hablado hoy.

El respeto es muy bonito. Y más bonito aún cuando se trata de respetar otras culturas, otras tradiciones y las costumbres de otros pueblos o localidades distintos a los nuestros. Estaría genial que pidieran disculpas, porque no creo que los comentarios hacia la que iba vestida de sevillana fueran los mismos. ¿Qué pasa, qué el traje de sevillana lo tenemos más visto? Pues más cultura señores, y sobre todo un consejo que me encanta:

“Más vale no hablar y parecer tonto, que hacerlo y despejar todas las dudas”.

Aquí les dejo el vídeo en cuestión. No sé por qué no me deja insertarlo, así que les dejo el enlace. Espero que se deleiten.

Y… ¡Acción! #swgrancanaria

Llega el mes de agosto y, una vez más, comienzan los preparativos para uno de los fines de semana más emocionantes del año. Una nueva edición de StartupWeekend Gran Canaria ya se divisa a lo lejos y hay que empezar a organizar todo, hacer la lista de “to-do” y pasar a la acción. Empiezo a sentir esas sensaciones de nervios, incertidumbre, ilusión y ganas porque pase el tiempo y que llegue tan ansiada fecha.

P1020033

A la hora de organizar un evento de este tipo es súper importante rodearse de un gran equipo, que le eche ganas al asunto y, sobre todo, que esté dispuesto a “perder” algunas horas de su tiempo en pro del evento. No hay que olvidar que se trata de un fin de semana completo, 54 horas, lo que supone poder compaginar la vida personal con la profesional, además de sumarle todas las horas previas de trabajo, que no son pocas. La verdad que siempre he tenido la suerte de rodearme de gente maravillosa en los 3 años que llevo organizando el StartupWeekend: mi primera edición junto a David Macías y Guido Kloess, qué grandes momentos vivimos; Jéssica Prada, Lucas Ferrera, José Mendoza y servidora formamos equipo el pasado año, una gran aventura donde todo salió de lujo. Este año contaré nuevamente con Prada y Mendoza, pero al equipo se suman dos grandes profesionales, Mercedes Sanagustín e Isabel Planells. No tengo dudas que haremos algo grande.

1461409_436785739759993_1546921726_n

Agradecer a Lucas Ferrera, a quien sus compromisos profesionales no le permiten compartir este año una nueva edición desde el equipo organizador, pero sé de buena tinta que estará presente en otros aspectos, apoyando en la comunicación y dándose un saltito durante el fin de semana.

Por cierto, apunten las fechas: 14, 15 y 16 de noviembre. ¡Con Global Startup incluido de nuevo!

 

La importancia de elegir un buen sponsor

Tan importante es saber rodearte de un buen equipo como de saber elegir a un buen sponsor para el evento. Evidentemente, un evento de este tipo no se hace solo, ni se paga solo. Hay que tener en cuenta que durante un fin de semana 40, 50 o muchos más participantes están metidos en un recinto donde desayunan, almuerzan, cenan, trabajan, etc… Para cubrir este tipo de gastos hay que buscar un sponsor principal que asuma los costes y complementar con empresas patrocinadoras que aporten en especies, a ser posible siempre intento que sean de ámbito local.

Tras varios meses de planteamientos distintos, he llegado a una conclusión: existen más intereses y “chanchullos” en las empresas privadas que en las públicas. Lo público tiene sus requisitos y entre todos más o menos podemos llegar a establecer unas pautas en las que se encajen las “normas” de cada casa, pero al fin y al cabo, al ser público, debe primar el interés general. En lo privado, el interés particular es lo que mueve y eso si que es algo por lo que no paso.

Es muy importante que los sponsors compartan los mismos valores del evento que organizas. En este caso, el apoyo a los jóvenes (y no tan jóvenes), las startups, los ecosistemas emprendedores y la promoción de los valores de esfuerzo, trabajo, constancia y capacidad de levantarse tras caer, son elementos imprescindibles a compartir.

Lo dicho, ilusionada un año más con este evento del que me siento súper orgullosa de formar parte. Un gran equipo local, un gran equipo a nivel nacional y europeo. Gracias por la confianza depositada, daré todo de mi de nuevo. Que no les quede duda 😉

1410920_436193653152535_197498149_o 1403159_436411659797401_1745143827_o