1 buena y 1 mala

Tengo dos noticias, una buena y otra mala. ¿Cuál quieres primero?

Generalmente me considero una persona bastante realista, que no negativa. Siempre me gusta ponerme en la peor situación o no esperar mucho de las cosas y la gente, supongo que es una forma de protegerme o para conseguir una mejor sensación cuando se dan las cosas como quiero y salen bien. En resumen, prefiero pensar mal y llevarme una alegría, que no pensar bien y llevarme decepciones. Soy así.

Así que voy a empezar por la mala, más que nada para acabar con buen sabor de boca, porque lo que es empezar, lo vamos a empezar mal, por lo menos en esta ocasión. No quiero que este post sea muy extenso, tan solo quiero dejar plasmada mi visión. Supongo que todos sabrán que nuestro querido Gobierno ha dado luz verde esta semana a Repsol para que comience a realizar las primeras pruebas a finales de año. Sí, todo es una caquita.

Parece ser que la opinión del pueblo canario, de sus gentes, no ha servido para nada. Pero no contentos de hacer oídos sordos a nuestras quejas, nuestras manifestaciones y nuestras protestas en todo tipo de formas y formatos, además nos tratan como bobos. Sobre todo “nuestro” ministro Soria, que de nuestro ya le queda bien poco o nada, si es que algún día tuvo algo, que parece que se fue a Madrid a hundirnos más de lo que estábamos. Resulta que esta semana ese señor se ha inventado un impuesto con el que ha calculado unas hipotéticas cifras que irían destinadas como supuesto beneficio para Canarias, en concreto unos 400 millones de euros. Resulta, que luego sale el señor Brufau diciendo que Repsol no reconoce esa cifra y que le resulta incluso un tanto exagerada. Y digo yo, exagerada es y más saliendo de un impuesto que ni existe aún. ¿Pero se piensa que somos bobos? ¿Este vacilón qué es? ¡Me están estafando!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=YimaZ_eYXxw?rel=0]

 

Ahora vamos con la buena. ¡Sí!

Estoy súper contenta con la noticia que han dado hoy desde el Gobierno de Canarias respecto a la declaración del Palmeral de Maspalomas como Bien de Interés Cultural. Sé que no es consuelo para olvidarnos del resto de cosas, pero oiga, se agradece alguna buena noticia entre tanta porquería.

Y como lo bueno, si breve, dos veces bueno… pues con la buena noticia no me extiendo mucho más. Una imagen vale más que mil palabras.

palmeralmaspalomas

(Foto: Maspalomasnews)

#yesoquenoqueríahablardepolíticaenmiblog 🙂

#Running ¿por salud o #postureo?

Hace un año aproximadamente, a raíz de realizar el entrenamiento para desarrollar una mentalidad emprendedora con José J. Cerpa, ya les hablé de ello hace un par de post, descubrí que mi “punto de palanca”, ese que hay que tocar para que todos los demás aspectos de tu vida funcionen mejor, era mi salud física, mi apariencia. El no verme como realmente a mi me gustaría hacía que perdiera seguridad en mí misma a la hora de afrontar diferentes situaciones de la vida diaria, tanto laborales como personales. Así que decidí plantar cara y comenzar a hacer un poco de ejercicio y cuidarme.

la foto 3

Tras varios meses de entrenamiento con mi primo, es entrenador personal y tiene una sala aquí en Las Palmas (no quiero hacer publicidad -¡pinchen en el enlace leñe!), conseguí llegar a mi objetivo. Recuerdo que ya por esas fechas se empezaba a poner de moda esto del #running, cosa que agradecía, pues está bien verte acompañada mientras corres por la interminable Avenida Marítima. Tras prepararme un par de pruebas, los 10km de la Maratón de Gran Canaria y la Promo de la Transgrancanaria 2014, dejé el ejercicio un poco de lado, 4 meses y medio para ser exactos.

¿Y por qué les cuento todo esto?

Hace dos semanas he vuelto a retomar el tema, he vuelto a cuidar mi dieta, hacer 5 comidas al día, que si hidratos durante la primera mitad del día y más proteínas en la segunda mitad; también me mola eso de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, funciona,… Y además, he vuelto a mis carreritas por mi interminable Avenida Marítima.

Cuando vas corriendo sueles ir pensando en millones de cosas, te vienen como “flashes” de diferentes cosas que te han pasado durante el día, pero de repente desconectas y es cuando empiezas a observar a la gente que viene corriendo en dirección contraria. Suelo ir siempre a la misma hora, sobre las 20.00h (ahí lo dejo por si alguien se anima y me busca para saludarme o para correr conmigo jaja), y suelo coincidir muchas veces con las mismas personas. A penas dos semanas han sido suficientes para llegar a esta cuestión que planteo.

Me asombra la cantidad de pantalones y camisetas diferentes (y de marca) que pueden llegar a tener más de un@. La ropa, monísima; ellas, sobre todo, monísimas; el ritmo de ejercicio, pésimo. No se puede ir a caminar o trotar por la avenida a ese ritmo señores, luciendo palmito, hablando, con un auricular puesto, ni una gota de sudor recorriendo el cuerpo,… Y sí, reconozco que hay gente a la que le cuesta más romper a sudar, pero algo no me cuadra. Yo tengo dos pantalones que lavo día sí y día no y camisetas de propaganda y heredadas de mi anterior hobby (el pádel) jajajajaja. Y aquí es donde pregunto, ¿se ha convertido el #running en una moda que sirve de perfecta excusa para posturear?

la foto 1la foto 2

Hago un llamamiento: ¡¡más ejercicio, más ritmo chicas!! que se vea esa cara de sufrimiento en cada zancada, esos mofletes rojos, esas suelas gastadas y esas camisetas sudadas. Cuando lleguen a casa, lo agradecerán. 😉